Mónica Bottega, madre de Tatiana Pontrioli, víctima  de la Tragedia de Once, habló con El Disparador sobre el veredicto a Julio de Vido.

“El juicio tuvo un proceso impecable, los tribunales quisieron ser cuidadosos para no juzgar lo que no se debía juzgar.”

“Se comprobó que en el Ministerio de Planificación los fondos eran desviados y no al cuidado de la ciudanía. Con un 3% que no se hubieran robado, hoy las victimas estarían vivas.”

“Cada familiar en esta lucha dejo un poco de su vida, costó llegar hasta donde llegamos.”

 

  • Podcast

  • Radiocuts