Una alerta sin precedentes y con un alcance que puede considerarse masivo: el FBI ha detectado un ataque de hackers proveniente de Rusia mediante el cual se introduciría un malware que se ‘apropiaría’ del router doméstico.