#CulturaDigital ¿El Senado de Estados Unidos "salvó" la neutralidad de la red?

El Senado de Estados Unidos votó la semana pasada a favor de restablecer la neutralidad en la red que el gobierno de Donald Trump planea abolir desde el 11 de junio.
Con el apoyo de todo el bloque demócrata y tres votos republicanos, el recuento final fue de 52-47.

 

Ahora, el debate se trasladará a la Cámara de Representantes, donde los demócratas necesitan que 25 republicanos los apoyen. Además, se espera que de prosperar la iniciativa, el presidente Trump ejerza su poder de veto.
Durante los últimos meses, la burocracia ha retrasado la implementación de la decisión de la FCC de eliminar las protecciones que evitan que los proveedores de servicios de internet (o ISP, según sus siglas en inglés) bloqueen o limiten el contenido en la web. La semana pasada, el presidente de la FCC, Ajit Pai, confirmó que la derogación de la llamada “Orden de internet abierto” de 2015 se llevaría a cabo el 11 de junio. Pero los demócratas quisieron utilizar su poder bajo la “Ley de revisión del congreso” para revisar las nuevas regulaciones de las agencias federales a través de un proceso legislativo acelerado.
Según esta ley, solo se necesita mayoría simple para aprobar una legislación. Dado que el senador republicano John McCain está hospitalizado y todos los demócratas estaban presentes, solo hacía falta que un republicano votara a favor de restablecer la neutralidad de la red. Sin embargo, los senadores Susan Collins, Joe Kennedy y Lisa Murkowski se distanciaron de sus colegas republicanos y se aseguraron de que se aprobara la resolución.
El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, dijo que “esta resolución nos lleva en la dirección incorrecta”, e insistió en que es un intento partidista de sacar adelante su campaña (esa última parte es cierta.) McConnell no detalló por qué se opone a las protecciones de neutralidad de la red de la FCC. El senador republicano Roger Wicker también manifestó su oposición y pidió a los senadores que votaran en favor de una legislación menos fuerte que presentó el día de hoy el senador John Thune, un republicano que recibió casi 1 millón de dólares en donaciones de parte de la industria de las telecomunicaciones.
Los demócratas refutaron las falsedades y destacaron todos los aspectos que son influenciados por la neutralidad de la red. La senadora Marie Cantwell desmintió que las protecciones de la neutralidad de la red hayan ralentizado la inversión en redes. Este punto de discusión conservador ha sido la base del argumento en contra de la neutralidad de la red. Cantwell dijo durante la reunión:
Durante el año siguiente a que entrara en vigencia la regulación, la industria muestra que los gastos de capital aumentaron en más de 550 millones de dólares en comparación a la inversión del año anterior. Por ejemplo, en el informe de resultados de 2017 de Comcast, el proveedor de banda ancha más grande del país, notó que sus gastos de capital aumentaron 7,5% (unos 9.000 millones de dólares) y que continuó invirtiendo en nuevas plataformas. Del mismo modo, AT&T gastó 22.000 millones de dólares en inversiones de capital, 2.000 millones más que el año anterior.
Otros demócratas hablaron sobre la importancia de la neutralidad de la red para las noticias locales, la respuesta a emergencias, los usuarios rurales y para los pobres, al igual que para las pequeñas empresas. El Senador Ron Wyden enfatizó que el fin de la neutralidad de la red tendrá impacto directo en los consumidores y en los servicios que utilicen, tales como la transmisión de video y videojuegos. “Ninguna otra votación que vaya a realizar este organismo este año tendrá un mayor impacto en las billeteras de los estadounidenses que este”, dijo Wyden.

La senadora Collins ya estaba de acuerdo en rescatar la neutralidad de la redantes de la votación, pero Kennedy y Murkowski seguían indecisos. Activistas de la neutralidad de la red como Fight for the future lanzaron una campaña invitando a los electores de estos senadores a exigir que votaran a favor, y parece que la campaña funcionó. El voto de Kennedy fue una sorpresa, dado que en marzo introdujo una legislación que evidentemente fue el trabajo del lobby de las telecomunicaciones. El proyecto de ley permitía a los ISP proporcionar servicios de priorización y no preserva el principio fundamental de neutralidad de la red de que todo el tráfico en Internet debe ser tratado por igual.
Durante los últimos meses, los proveedores de internet han presionado para que se apruebe un nuevo proyecto de ley de neutralidad de la red a través del Congreso. Pero los activistas han advertido que esta legislación que atraviesa un Congreso controlado por los republicanos probablemente no incluirá el bloqueo o la priorización pagada del tráfico web,
La Ley de revisión del congreso no es algo que se utilice frecuentemente, pero los republicanos la utilizaron con éxito el año pasado para derogar las reglas de la FCC que impedían a los proveedores de internet vender los datos de navegación de los usuarios sin su consentimiento. La votación de hoy tiene como consecuencia que la propuesta tendrá que pasar por la Cámara de Representantes, donde los demócratas necesitarán convencer a 25 republicanos para que respalden la neutralidad de la red, y tienen hasta enero de 2019 para hacerlo.
De todos modos, hoy hemos comprobado que los republicanos están dispuestos a ceder a la presión, y demuestra que el activismo está funcionando. A medida que las elecciones de mitad de período se acercan, y los representantes se ven obligados a reconocer a lo que se oponen el 86% de los estadounidenses, según las encuestas, podemos ver que las cosas cambien... y rápido.

Qué es la neutralidad de la red
Se entiende por "neutralidad de la red" el principio por el que todo tráfico de datos debe ser tratado sin discriminación de velocidad por parte de los proveedores de internet (ISP), garantizando la red como un servicio público y respetando la igualdad de acceso a la misma.
La ley fue aprobada en 2015 bajo el mandato del ex presidente Barack Obama y su derogación fue anunciada por la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) a mediados de diciembre, gracias al apoyo de la mayoría republicana en esa institución reguladora.
Cuando la nueva norma entre en vigencia, los ISP podrán bloquear o hacer más lento a su antojo el acceso a cualquier página web sin importar su contenido, incluyendo medios de comunicación o plataformas de vídeo.

Qué pasa en Argentina
En el país la neutralidad de la red está reconocida por la Ley Argentina Digital, sancionada en 2014, que en su artículo 56 garantiza a cada usuario "el derecho a acceder, utilizar, enviar, recibir u ofrecer cualquier contenido, aplicación, servicio o protocolo a través de Internet sin ningún tipo de restricción, discriminación, distinción, bloqueo, interferencia, entorpecimiento o degradación".
Por su parte, el artículo 57 prohíbe "fijar el precio de acceso a Internet en virtud de los contenidos, servicios, protocolos o aplicaciones que vayan a ser utilizados u ofrecidos a través de los respectivos contratos".

RELACIONADAS

  • Podcast

  • Radiocuts