#CullturaDigital ¿Cómo será la supercomputadora que planean Elon Musk y la NASA?

La conectividad fue uno de los ejes centrales del Mobile World Congress (MWC).

Y no sólo se habló de comunicación en el marco de telefonía móvil, internet de las cosas y vehículos inteligentes, sino que también se fue un paso más allá y se apostó al desarrollo de conectividad fuera de los límites de este planeta.
Más precisamente, Nokia y Vodafone anunciaron el desarrollo de una red de conectividad móvil LTE en la Luna. Por su parte, la compañía Hewlett Packard Enterprise (HPE) mostró la iniciativa que lleva adelante con la NASA para mejorar la comunicación a bordo de la nave espacial que hará el primer viaje tripulado a Marte, en 2030.
Allí en el stand de HPE se exhibió una réplica de la computadora Spaceborne que se encuentra en la Estación Espacial Internacional desde agosto del año pasado, cuando fue transportada por un cohete Falcon 9 de Space X, la empresa de Elon Musk.
La idea es que permanezca allí un año procesando datos y ver cómo es el desempeño. Y, sobre todo, evaluar si puede resistir a las inclemencias del espacio, en particular la exposición a las altas radiaciones.
Spaceborne es un servidor con una gran capacidad de procesamiento computacional, como otros equipos que la empresa viene comercializando hace un tiempo. La idea de la empresa es probar si una computadora comercial, con algunas adaptaciones en su software (pero no en su hardware), puede funcionar de manera adecuada en el espacio.
El equipo, que tiene un sistema operativo Linux, está programado para reconocer las altas radiaciones y, en caso de que eso ocurra, disminuir su velocidad para ahorrar batería y evitar daños.
En caso de que el proyecto resulte exitoso, se podría utilizar este tipo de capacidades computacionales para recolectar y analizar datos en tiempo real, así como implementar soluciones basadas en inteligencia artificial para anticiparse a posibles incidentes y optimizar respuestas.
Todo esto, reduciendo los gastos y tiempos que implica la comunicación por ondas de radio. Esto resultará especialmente importante cuando se hagan misiones al planeta rojo. La distancias de la Tierra a Marte es tan grande, que una señal de radio puede demorar casi media hora en llegar de un planeta al otro.
Con esta máquina y sus servidores, el procesamiento de datos se haría dentro de la nave. Así se podría obtener información en el momento. Esto mejoraría la eficiencia y velocidad en la comunicación, además de reducir los costos que implica la transmisión de datos interplanetaria.
Si la iniciativa funciona, se podría avanzar con el proyecto de enviar ésta súper computadora en el primer vuelo tripulado a Marte en 2030, algo que la NASA planea hacer de la mano de Space X, la compañía de Elon Musk, que es proveedora de la agencia espacial.

RELACIONADAS