#CulturaDigital ¿Cuáles son los tres tipos de consumidores de porno en la web?

La pornografía sigue siendo uno de los productos más consumidos por la población.

De hecho, según el informe anual del sitio web 'Pornhub', más de 28 millones y medio de personas han buscado y visitado la página en el pasado año.
¿Este éxito del porno es bueno o malo? Según los informes, está llevando a los hombres jóvenes a desarrollar graves problemas de salud, como la impotencia. Además, los peores amantes son grandes consumidores de cine X, ya que imitan todo lo que ven tras la pantalla.
Un estudio publicado en el 'Journal of Sexual Medicine' da luz a la cuestión, pues puede haber aclarado un poco las cosas tras identificar tres tipos diferentes de consumidor de pornografía, de los cuales solo uno resultó ser saludable.
Los investigadores interrogaron a 830 participantes sobre el uso que le daban al cine X. Las preguntas iban desde cómo de compulsivamente veían estos vídeos hasta cuál era su necesidad de mirar porno, y si este afán interfería de alguna manera en su vida diaria y en sus reacciones emocionales, como sentir vergüenza. También se preguntó a los participantes sobre su satisfacción sexual y su tendencia a evitar el sexo.

En consecuencia a este estudio, se determinaron tres tipos de consumidores XXX:

1) Espectadores recreativos
Este es el único tipo de espectador que se considera saludable: está sexualmente satisfecho, tiene una baja compulsión sexual y no rehúsa mantener relaciones íntimas. Fueron el 75,5% de los participantes del estudio, y dijeron meterse en estas webs unos 24 minutos a la semana.
Estos espectadores suelen ser mujeres o personas que están en una relación. Al respecto, cabe destacar que uno de cada cuatro visitantes de 'YouPorn' son mujeres, según un estudio reciente con 24.000 féminas. El 16% de ellas dijeron que ver pornografía es una forma de satisfacer sus fantasíassin tener que interactuar con los hombres.
Las chicas suelen consumir vídeos en los que aparecen personajes 'normales', es decir, con edad parecida, mismo peso o etnicidad que ellas. Al respecto, el 56% de ellas se han imaginado a sí mismas participando en un vídeo.
Esta encuesta también determinó que el 69% de ellas no sentiría ningún tipo de vergüenza si las descubrieran viendo porno.

2) Espectadores sexualmente compulsivos
A este grupo pertenecen aquellos que consumen unos 110 minutos a la semana. Este perfil, el compulsivo, es el que dedica más tiempo a ver porno, y casi siempre lo hace en solitario.
La mayor proporción de estos son hombres, quienes manifestaron tener una destacable angustia emocional asociada con el consumo del cine X. Les costaba más acceder a la pornografía y tenían un nivel considerablemente alto de compulsión.
l estudio, mantienen una relación muy sana con el cine X.
Son los que tienen más probabilidad de convertirse en adictos al porno. Esta adicción pertenece a lo que se conoce como "adicciones sin sustancia”. Se pueden etiquetar como un 'Trastorno del control de impulsos no especificado', que básicamente "consiste en la incapacidad de la persona para controlar su necesidad de desarrollar un impulso, en este caso, el de consumir pornografía".
¿Cómo saber si eres adicto? Si tu vida personal, social o económica se ha visto afectada por este consumo, es posible que necesites ayuda de profesionales.

3) Espectadores angustiados no compulsivos
Son los que emplean la pornografía para 'automedicarse' o sentirse mejor. Son espectadores angustiados. Cabe destacar que el consumo de pornografía produce la liberación de dopamina, más conocida en la sociedad como "la hormona del placer", la misma sustancia que el cerebro produce cuando toma chocolate, alcohol o drogas.
El 12,7% de los participantes que entran en esta categoría tenían una menor satisfacción sexual, una mayor compulsión sexual y evadían más mantener relaciones sexuales con otras personas.
En promedio, pasaron 17 minutos viendo porno a la semana, lo que revela que la frecuencia en el consumo de porno no es determinante a la hora de determinar si es es emocionalmente angustiante y vergonzosa para el sujeto en sí.
Cabe destacar que hay que tomar los datos con cuidado, ya que el 70% de las participantes eran mujeres y el 80% se definían como heterosexuales. Su edad promedio era de 25 años, por lo que no es muy representativo.

RELACIONADAS

  • Podcast

  • Radiocuts