#CulturaDigital La semana viral de Elon Musk

Elon Musk publicó su número de teléfono personal en Twitter.

Sí, el CEO de Tesla, la automotriz norteamericana especializada en el desarrollo de vehículos eléctricos, reveló ese dato ante 16,9 millones de seguidores.
Musk le envió un mensaje público a John Carmack, un ejecutivo de la firma Oculus: "¿Tenés un segundo para hablar? Mi celular es...", escribió el número uno de Tesla. Y minutos después lo eliminó, aunque miles de personas capturaron la imagen.

Según distintos medios de Estados Unidos, Musk quiere reclutar a Carmack para que trabaje con él o sellar una cooperación entre Tesla y Oculus. Esta firma se dedica a la realidad virtual y pertenece a Facebook.
El canal de televisión CNBC llamó al número para hablar con Musk, pero fue atendido por una grabación: "Por los dioses, lo hiciste. De alguna manera encontraste el camino hacia mí. Te felicito y te respeto", decía la misma.
Dos días después del revuelo, el CEO de Tesla escribió en su cuenta: "Amo Twitter". 

¡Y también lanzó un cohete que desconcertó al mundo!

Ni un avión supersónico ni mucho menos un OVNI. El cohete propulsor Falcon 9, que despegó desde la Base Vandenberg de la Fuerza Aérea poco después de las 5:30 de la tarde (hora de California) fue quien causó el extraño fenómeno en el cielo que dejó preocupación entre los habitantes del sur de California, Phoenix y Tijuana, en México.

Tal fue el revuelo que hasta las cadenas locales de televisión recibieron llamadas inclusive en San Diego, a más de 321 kilómetros al sur del sitio de lanzamiento.
Los automovilistas estacionaron al costado de las principales rutas de la Costa Oeste para capturar increíbles fotografías y publicar videos en las redes sociales, preferentemente Twitter, donde quedó en evidencia la larga y brillante estela mientras recorrían el estudio de Warner Bros. en Burbank, un suburbio de Los Ángeles.
Ante el asombro de la gente, el Departamento de Bomberos de Los Ángeles emitió un aviso de que la "misteriosa luz en el cielo" se debía al lanzamiento del cohete.
El mismo cohete propulsor puso en órbita satélites Iridium en junio, tras lo cual aterrizó sobre una plataforma en el Océano Pacífico. En esta ocasión se permitió que se desplomara en el mar.
Este fue el 18vo y último lanzamiento de 2017 que efectúa SpaceX, propiedad de Elon Musk, que tiene un contrato para reemplazar el sistema de Iridium con 75 satélites nuevos. SpaceX realizó cuatro lanzamientos con este objetivo, y espera hacer varios más con para concluir la tarea a mediados de 2018.
Estos satélites también llevan consigo cargamento para el rastreo global de aeronaves en tiempo real y un servicio para monitorear buques.

RELACIONADAS

  • Podcast

  • Radiocuts

Loading
Loading